OBRAS COMPLETAS
DE
M1GUEL DE CERVANTES SAAVEDRA

----------

NOVELAS EXEMPLARES

TOMO I

EDICION PUBLICADA POR

RODOLFO SCHEVILL
Profesor en la Universidad
de Ca1ifornia (Berkeley).

y

ADOLFO BONILLA
Profesor en la Universidad de Madrid.

MADRID

GRÁFICAS REUNIDAS, S. A .

M. CM. XXII .

ADVERTENCIA

El estudio critico de las Nouelas exemplares

figurará en el último tomo de las mismas. El
lector echará de ver que, al pie de las páginas,
insertamos las variantes de la edición madri-
leña (?) de 1614, excluyendo las puramente
ortográficas. Las designamos con la letra M.
Madrid, junio de 1922. (1)

(1) Hemos eliminado en esta re-edición electrónica
estas variantes con la intención de comparar individual-
mente el texto de Schevill/Bonilla con el de la princeps,
añadir las correcciones oportunas y ofrecer ambos textos,
junto con otro modernizado siguiendo las ediciones Luis
Murillo y V. Gaos, en un mismo lugar, para la considera-
ción del desocupado lector y el curioso académico.

(EU)


NOVELAS
EXEMPLARES
DE MIGVEL DE

Ceruantes Saauedra

DIRIGIDO A DON PEDRO FERNAN-

dez de Castro, Conde de Lernos, de Andrade y de Villalua,
Marques de Sarria, Gentilhombre de la Camara de Su
Magestad, Virrey, Gouernador y Capitan General
del Reyno de Napoles, Comendador de la En-
comienda de la Zarça de la Orden
de Alcantara.

Escudo del impre-
sor: una mano, so-
bre la cual hay un
halcón, puesto el
Año capirote; debajo, 1613
un león echado; la
leyenda dice: Post
tenebras spero
lvcem.

Con priuilegio de Castilla
y de los reynos de la Corona de Aragon.

EN MADRID, por Iuan de la Cuesta.

Vendese en casa de Francisco de Robles,
librero del Rey nuestro Señor.


` TABLA DE LAS NOUELAS.

i La Gitanilla.
ii El Amante liberal.
iii Rinconete y Cortadillo.
iiii La Española inglessa.
v El Licenciado Vidriera.
vi La Fuerça de la sangre.
vii El Zeloso estremeño.
viii La Ilustre fregona.
ix Las Dos donzellas.
x La Señora Cornelia.
xi El Casamiento engañoso.
xii La de los perros Cipion y Bergança.


FEE DE ERRATAS.

Vi las doze Nouelas compuestas por Miguel
de Ceruantes, y en ellas no hay cosa digna que
notar, que no corresponda con su original.
Dada en Madrid, a siete de agosto de 1613.

El Licenciado Murcia de la Llana.


TASSA.

Yo, Hernando de Vallejo, escriuano de ca-
mara del rey nuestro Señor, de los que residen
en su Consejo, doy fe, que auiendose visto por
los señores del vn libro, que con su licencia
fue impresso, intitulado Nouelas exemplares ,
compuesto por Miguel de Ceruantes Saauedra,
le tassaron a quatro marauedis el pliego, el
qual tiene setenta y vn pliegos y medio, que al
dicho precio suma y monta dozientos y ochen-
ta y seis marauedis en papel; y mandaron que
a este precio, y no mas, se venda, y que esta
tassa se ponga al principio de cada volumen
del dicho libro, para que se sepa y entienda lo
que por el se ha de pedir y lleuar, como cons-
ta y parece por el auto y decreto que esta y
queda en mi poder, a que me refiero.
Y para que dello conste, de mandamiento de
los dichos señores del Consejo, y pedimiento
de la parte del dicho Miguel de Ceruantes, di
esta fe, en la villa de Madrid, a doze dias del
mes de agosto de mil y seyscientos y treze
años.
Hernando de Vallejo .

Monta ocho reales y catorze marauedis en pape1.


Vea este libro el padre presentado Fr. Iuan
Bautista, de la orden de la Santissima Trini-
dad, y digame si tiene cosa contra la fe o bue-
nas costumbres, y si sera justo imprimirse.
Fecho en Madrid, a 2 de iulio de 1612.

El Doctor Cetina .


APROVACION.

Por comission del señor doctor Gutierre de
Cetina, vicario general por el illustrissimo car-
denal D. Bernardo de Sandoual y Rojas, en
Corte, he visto y leydo las doze Nouelas exem -
plares , compuestas por Miguel de Ceruantes
Saauedra; y supuesto que es sentencia llana del
angelico doctor Santo Thomas, que la eutro-
pelia es virtud, la que consiste en vn en-
tretenimiento honesto, juzgo que la verdadera
eutropelia esta en estas Nouelas , porque entre-
tienen con su nouedad, enseñan con sus exem-
plos a huyr vicios y seguir virtudes, y el autor
cumple con su intento, con que da honra a
nuestra lengua castellana, y auisa a las repu-
blicas de los daños que de algunos vicios se
siguen, con otras muchas comodidades, y assi
me parece se le puede y deue dar la licencia
que pide, saluo &c.
En este conuento de la Santissima Trinidad,
calle de Atocha, en 9 de julio de 1612.

El padre presentado Fr. Iuan Bautista .


APROVACION.

Por comission, y mandado de los señores
del Consejo de su magestad, he hecho ver este
libro de Nouelas exemplares , y no contiene
cosa contra la fe ni buenas costumbres, antes
con semejantes argumentos nos pretende ense-
ñar su autor cosas de importancia, y el como
nos hemos de auer en ellas; y este fin tienen
los que escriuen nouelas y fábulas; y ansi me
parece se puede dar licencia para imprimir.
En Madrid, a nueue de iulio de mil y seys-
cientos y doze.

El Doctor Cetina.


APROUACION.

Por comission de vuestra alteza he visto el
libro intitulado Nouelas exemplares , de Miguel
de Ceruantes Saauedra, y no hallo en el cosa
contra la fe y buenas costumbres, por donde
no se pueda imprimir, antes hallo en el cosas
de mucho entretenimiento para los curiosos
lectores, y auisos y sentencias de mucho pro-
uecho, y que proceden de la fecundidad del
ingenio de su autor, que no lo muestra en este
menos que en los demas que ha sacado a luz.
En este monasterio de la Santissirna Trini-
dad, en ocho de agosto de mil y seyscientos y
doze.

Fray Diego de Hortigosa .


APROUACION.

Por comission de los señores del Supremo
Consejo de Aragon vi vn libro intitulado Noue-
las exemplares , de honestissimo entretenimien-
to, su autor Miguel de Ceruantes Saauedra, y
no solo [no] hallo en el cosa escrita en ofensa de
la religion christiana y perjuyzio de las buenas
costumbres, antes bien confirma el dueño desta
obra la justa estimacion que en Espana y fue-
ra della se haze de su claro ingenio, singular
en la inuencion y copioso en el lenguage, que
con lo vno y lo otro enseña y admira, dexando
desta vez concluydos con la abundancia de sus
palabras a los que, siendo emulos de la lengua
española, la culpan de corta y niegan su ferti-
lidad, y assi se deue imprimir; tal es mi pa-
recer.
En Madrid, treynta y vno de iulio de mil y
seyscientos y treze .

Alonso Geronimo de Salas Barbadillo .


EL REY.

Por quanto, por parte de vos, Miguel de Cer-
uantes, nos fue fecha relacion que auiades com-
puesto vn libro intitulado: Nouelas exempla -
res , de honestissimo entretenimiento, donde se
mostraua la alteza y fecundidad de la lengua
castellana, que os auia costado mucho trabajo
el componerle, y nos suplicastes os mandasse-
mos dar licencia y facultad para le poder im-
primir, y priuilegio por el tiempo que fuesse-
mos seruido, o como la nuestra merced fuesse,
lo qual, visto por los del nuestro Consejo, por
quanto en el dicho libro se hizo la diligen-
cia que la pragmatica por nos sobre ello fecha
dispone, fue acordado que deuiamos mandar
dar esta nuestra cedula en la dicha razon, y
nos tuuimoslo por bien.
Por la qual vos damos licencia y facultad
para que, por tiempo y espacio de diez años
cumplidos primeros siguientes, que corran y se
cuenten desde el dia de la fecha desta nuestra
cedula en adelante, vos, o la persona que para
ello vuestro poder huuiere, y no otra alguna,
podays imprimir y vender el dicho libro, que
de suso se haze mencion.
Y por la presente damos licencia y facultad
a qualquier impressor destos nuestros reynos,


PRIUILEGIO

que nombraredes, para que durante el dicho
tiempo lo pueda imprimir por el original que
en el nuestro Consejo se vio, que va rubricado,
y firmado al fin, de Antonio de Olmedo, nues-
tro escriuano de Camara, y vno de los que en
el nuestro Consejo residen, con que antes que
se venda le traygays ante ellos, juntamente con
el dicho original, para que se vea si la dicha im-
pression esta conforme a el, o traygays fee en
publica forma, como por corrector por nos nom-
brado se vio y corrigio la dicha impression por
el dicho original.
Y mandamos al impressor que ansi impri-
miere el dicho libro, no imprima el principio y
primer pliego del, ni entregue mas de vn solo
libro con el original al autor y persona a cuya
costa lo imprimiere, ni a otra alguna, para efec-
to de la dicha correccion y tassa, hasta que
antes, y primero, el dicho libro este corregido
y tassado por los del nuestro Consejo.
Y estando hecho, y no de otra manera, pue-
da imprimir el dicho principio y primer pliego,
en el qual, inmediatamente, se ponga esta
nuestra licencia y la aprouacion, tassa y erra-
tas; ni lo podays vender ni vendays vos, ni
otra persona alguna, hasta que este el dicho
libro en la forma susodicha, so pena de caer e
incurrir en las penas contenidas en la dicha
pragmatica y leyes de nuestros reynos, que so-
bre ello disponen.
Y mandamos que durante el dicho tiempo
persona alguna, sin vuestra licencia, no lo pue-


PRIUILEGIO

da imprimir ni vender, so pena que, el que lo
imprimiere y vendiere, aya perdido y pierda
qualesquier libros, moldes y aparejos que del
tuuiere, y mas incurra en pena de cinquenta
mil marauedis por cada vez que lo contrario
hiziere.
De la qual dicha pena sea la tercia parte
para nuestra Camara, y la otra tercia parte para
el juez que lo sentenciare, y la otra tercia parte
para el que lo denunciare.
Y mandamos a los del nuestro Consejo, pre-
sidente y oydores de las nuestras Audiencias,
alcaldes, alguaziles de la nuestra Casa y Corte
y Chancillerias, y otras qualesquier justicias de
todas las ciudades, villas y lugares destos nues-
tros reynos y señorios, y a cada vno dellos,
ansi a los que agora son, como a los que seran
de aqui adelante, que vos guarden y cumplan
esta nuestra cedula y merced, que ansi vos
hazemos, y contra ella no vayan, ni passen, ni
consientan yr, ni passar en manera alguna, so
pena de la nuestra merced, y de diez mil mara-
uedis para la nuestra Camara.
Fecha en Madrid, a veynte y dos dias del mes
de nouiembre de mil y seyscientos y doze anos.

YO EL REY.

Por mandado del Rey nuestro Señor,

Iorge de Touar .


PRIVILEGIO DE ARAGON.

Nos, Don Felipe, por la gracia de Dios Rey
de Castilla, de Aragon, de Leon, de las dos Sici-
l[i]as, de Ierusalem, de Portugal, de Vngria, de
Dalmacia, de Croacia , de Nauarra, de Granada,
de Toledo, de Valencia, de Galizia, de Mallorca,
de Seuilla, de Cerdeña, de Cordoua, de Corce-
ga, de Murcia, de Iaen, de los Algarbes de
Algecira, de Gibraltar, de las islas de Canaria,
de las Indias Orientales y Occidentales, Islas y
Tierrafirme del mar Occeano, Archiduque de
Austria, Duque de Borgoña, de Brauante, de
Milan, de Athenas y Neopatria, Conde de Abs-
purg, de Flandes, de Tyrol, de Barcelona, de
Rosellon y Cerdaña, Marques de Oristan y Con-
de de Goceano,
Por quanto por parte de vos, Miguel de Cer-
uantes Saauedra, nos ha sido hecha relacion,
que con vuestra industria y trabajo aueys com-
puesto vn libro intitulado Nouelas exemplares ,
de honestissimo entretenimiento, el qual es
muy vtil y prouechoso, y le desseays imprimir
en los nuestros reynos de la Corona de Aragon,
suplicandonos fuessemos seruido de hazeros
merced de licencia para ello,
E nos, teniendo consideracion a lo sobredi-
cho, y que ha sido el dicho libro reconocido
por persona experta en letras, y por ella apro-


PRIVILEGIO DE ARAGON

uado, para que os resulte dello alguna vtilidad,
y, por la comun, lo auemos tenido por bien,
Por ende, con tenor de las presentes, de nues-
tra cierta ciencia y real autoridad, deliberada-
mente y consulta, damos licencia, permisso y
facultad a vos, Miguel de Ceruantes, que, por
tiempo de diez años, contaderos desde el dia
de la data de las presentes en adelante, vos, o
la persona o personas que vuestro poder tuuie-
ren, y no otro alguno, podays y puedan hazer
imprimir y vender el dicho libro de las Noue -

las exemplares , de honestissimo entretenimien-
to, en los dichos nuestros reynos de la corona
de Aragon, prohibiendo y vedando expressa-
mente que ningunas otras personas lo puedan
hazer por todo el dicho tiempo, sin vuestra
licencia, permisso y voluntad, ni le puedan en-
trar en los dichos reynos, para vender, de otros
adonde se huuiere imprimido.
Y si, despues de publicadas las presentes,
huuiere alguno o algunos que durante el dicho
tiempo intentaren de imprimir o vender el di-
cho libro, ni meterlos impressos para vender,
como dicho es, incurran en pena de quinientos
florines de oro de Aragon, diuidideros en tres
partes, a saber: es, vna, para nuestros cofres
reales; otra, para vos, el dicho Miguel de Cer-
uantes Saauedra; y otra, para el acusador. Y de-
mas de la dicha pena, si fuere impressor, pierda
los moldes y libros que assi huuiere imprimido,
mandando con el mismo tenor de las presen-
tes a qualesquier lugartenientes y capitanes


PRIVILEGIO DE ARAGON

generales, regentes la Cancellaria, regente el
oficio, y por tant[a]s vezes de nuestro general
gouernador, alguaziles, vergueros, porteros y
otros qualesquier oficiales y ministros nuestros
mayores y menores en los dichos nuestros rey-
nos y señorios constituydos y constituyderos, y
a sus lugartenientes y regentes los dichos ofi-
cios, so incurrimiento de nuestra ira e indigna-
nacion y pena de mil florines de oro de Aragon
de bienes del que lo contrario hiziere exigide-
ros, y a nuestros reales cofres aplicaderos, que
la presente nuestra licencia y prohibicion, y
todo lo en ella contenido, os tengan guardar,
tener, guardar y cumplir hagan, sin contradi-
cion alguna, y no permitan ni den lugar a que
sea hecho lo contrario en manera alguna, si de
mas de nuestra ira e indignacion, en la pena
susodicha dessean no incurrir.
En testimonio de lo qual, mandamos despa-
char las presentes, con nuestro sello real comun
en el dorso selladas.
Datt. en San Lorenço el Real, a nueue dias
del mes de agosto, año del nacimiento de nues-
tro Señor Iesu Christo mil y seyscientos y treze.

YO EL REY.

Dominus rex mandauit mihi D. Francisco
Gassol, visa per Roig Vicecancellarium, Comi-
tem generalem Thesaurarium, Guardiola, Fon-
tanet, Martinez, &. Perez Manrique, regentes
Cancellariam.


PROLOGO AL LECTOR.

Quisiera yo, si fuera possible, lector amantis-
simo, escusarme de escriuir este prologo, por-
que no me fue tan bien con el que puse en mi
Don Quixote , que quedasse con ganas de segun-
dar con este. Desto tiene la culpa algun amigo,
de los muchos que en el discurso de mi vida
he grangeado, antes con mi condicion que con
mi ingenio, el qual amigo bien pudiera, como
es vso y costumbre, grauarme y esculpirme en
la primera hoja deste libro, pues le diera mi
retrato el famoso don Iuan de Xaurigui, y con
esto quedara mi ambicion satisfecha, y el desseo
de algunos que querrian saber que rostro y
talle tiene quien se atreue a salir con tantas
inuenciones en la plaça del mundo, a los ojos
de las gentes, poniendo debaxo del retrato:
este que veys aqui, de rostro aguileño, de ca-
bello castaño, frente lisa y desembaraçada, de
alegres ojos y de nariz corba, aunque bien pro-
porcionada, las barbas de plata, que no ha
veynte años que fueron de oro, los vigotes
grandes, la boca pequeña, los dientes ni menu-
dos ni crecidos, porque no tiene sino seys, y
essos mal acondicionados y peor puestos, por-
que no tienen correspondencia los vnos con
los otros; el cuerpo entre dos estremos, ni gran-
de, ni pequeño, la color viua, antes blanca que


PROLOGO AL LECTOR

morena, algo cargado de espaldas, y no muy
ligero de pies; este digo que es el rostro del
autor de La Galatea y de Don Quixote de la
Mancha , y del que hizo el Viage del Parnaso , a
imitacion del de Cesar Caporal Perusino, y otras
obras que andan por ahi descarriadas, y, quiza,
sin el nombre de su dueño. Llamase comun-
rnente Miguel de Ceruantes Saauedra. Fue sol-
dado muchos años, y cinco y medio cautiuo,
donde aprendio a tener paciencia en las aduer-
sidades. Perdio en la batalla naual de Lepanto
la mano yzquierda de vn arcabuçazo, herida
que, aunque parece fea, el la tiene por hermosa,
por auerla cobrado en la mas memorable y
alta ocasion que vieron los passados siglos, ni
esperan ver los venideros, militando debaxo
de las vencedoras vanderas del hijo del rayo
de la guerra, Carlo Quinto, de felize memoria.
Y quando a la deste amigo de quien me quexo,
no ocurrieran otras cosas de las dichas que
dezir de mi, yo me leuantara a mi mismo dos
dozenas de testimonios, y se los dixera en se-
creto, con que estendiera mi nombre y acredi-
tara mi ingenio. Porque pensar que dizen pun-
tualmente la verdad los tales elogios, es dispa-
rate, por no tener punto preciso ni determinado
las alabanças ni los vituperios.
En fin, pues ya esta ocasion se passó, y yo
he quedado en blanco y sin figura, sera forçoso
valerme por mi pico, que aunque tartamudo, no
lo sera para dezir verdades, que, dichas por
señas, suelen ser entendidas. Y assi te digo


PROLOGO AL LECTOR

otra vez, lector amable, que destas Nouelas
que te ofrezco, en ningun modo podras hazer
pepitoria, porque no tienen pies, ni cabeça, ni
entrañas, ni cosa que les parezca; quiero dezir
que los requiebros amorosos que en algunas
hallarás, son tan honestos y tan medidos con
la razon y discurso christiano, que no podran
mouer a mal pensamiento al descuydado o
cuydadoso que las leyere.
Heles dado nombre de exemplares , y si bien
lo miras, no ay ninguna de quien no se pueda
sacar algun exemplo prouechoso; y si no fuera
por no alargar este sujeto, quiza te mostrara el
sabroso y honesto fruto que se podria sacar, assi
de todas juntas, como de cada vna de por si.
Mi intento ha sido poner en la plaça de nues-
tra republica vna mesa de trucos, donde cada
vno pueda llegar a entretenerse, sin daño de
barras; digo sin daño del alma ni del cuerpo,
porque los exercicios honestos y agradables,
antes aprouechan que dañan.
Si, que no siempre se esta en los templos; no
siempre se ocupan los oratorios; no siempre se
assiste a los negocios, por calificados que sean.
Horas ay de recreacion, donde el afligido espi-
ritu descanse.
Para este efeto se plantan las alamedas, se
buscan las fuentes, se allanan las cuestas y se
cultiuan, con curiosidad, los jardines. Vna cosa
me atreuere a dezirte, que si por algun modo
alcançara que la leccion destas Nouelas pudie-
ra induzir a quien las leyera a algun mal des-


PROLOGO AL LECTOR

seo o pensamiento, antes me cortara la mano
con que las escribi, que sacarlas en publico. Mi
edad no esta ya para burlarse con la otra vida,
que al cinquenta y cinco de los años gano por
nueue mas y por la mano.
A esto se aplicó mi ingenio, por aqui me
lleua mi inclinacion, y mas que me doy a en-
tender, y es assi, que yo soy el primero que he
nouelado en lengua castellana, que las muchas
nouelas que en ella andan impressas, todas
son traduzidas de lenguas estrangeras, y estas
son mias propias, no imitadas ni hurtadas; mi
ingenio las engendró, y las pario mi pluma, y
van creciendo en los braços de la estampa. Tras
ellas, si la vida no me dexa, te ofrezco los Tra -
bajos de Persiles , libro que se atreue a competir
con Eliodoro, si ya por atreuido no sale con
las manos en la cabeça; y primero veras, y con
breuedad dilatadas, las hazañas de don Quixo-
te y donayres de Sancho Pança, y luego las
Semanas del Iardin .
Mucho prometo, con fuerças tan pocas como
las mias; pero ¿quien pondra rienda a los des-
seos? Solo esto quiero que consideres, que pues
yo he tenido ossadia de dirigir estas Nouelas al
gran conde de Lemos, algun misterio tienen
escondido que las leuanta.
No mas, sino que Dios te guarde y a mi me
de paciencia para lleuar bien el mal que han
de dezir de mi mas de quatro sotiles y almi-
donados. Vale .


A D O N P E D R O

F E R N A N D E Z D E

Castro, Conde de Lemos, de Andrade

y de Villalua, Marques de Sarria, Gentil-
hombre de la Camara de Su Magestad, Vi-
rrey, Gouernador y Capitan General del
reyno de Napoles, Comendador
de la Encomienda de la Zarça
de la Orden de Al-
cantara.

En dos errores, casi de ordinario, caen los
que dedican sus obras a algun principe. El pri-
mero es, que en la carta que llaman dedicato-
ria, que ha de ser breue y sucinta, muy de pro-
posito y espacio, ya lleuados de la verdad o
de la lisonja, se dilatan en ella en traerle a la
memoria, no solo las hazanas dc sus padres
y abuelos, sino las de todos sus parientes, ami-
gos y bienhechores. Es el segundo, dezirles que
las ponen debaxo de su proteccion y amparo,
por que las lenguas maldizientes y murmura-
doras no se atreuan a morderlas y lazerarlas
Yo, pues, huyendo destos dos inconuenientes,
passo en silencio aqui las grandezas y titulos
de la antigua y Real Casa de vuestra Excelen-


DEDICATORIA

cia, con sus infinitas virtudes, assi naturales
como adqueridas, dexandolas a que los nueuos
Fidias y Lissipos busquen marmoles y bronces
adonde grauarlas y esculpirlas, para que sean
emulas a la duracion de los tiempos.
Tampoco suplico a vuestra Excelencia reciba
en su tutela este libro, porque se que, si el no
es bueno, aunque le ponga debaxo de las alas
del Hipogrifo de Astolfo y a la sombra de la
Claua de Hercules, no dexarán los Zoylos, los
Cinicos, los Aretinos y los Bernias de darse
vn filo en su vituperio, sin guardar respecto a
nadie. Solo suplico que aduierta vuestra Exce-
lencia que le embio, como quien no dize nada,
doze cuentos que, a no auerse labrado en la
oficina de mi entendimiento, presumieran po-
nerse al lado de los mas pintados .
Tales quales son, alla van, y yo quedo aqui
contentissimo por parecerme que voy mostran-
do en algo el desseo que tengo de seruir a vues-
tra Excelencia como a mi verdadero señor y
bienhechor mio. Guarde nuestro Señor, &c.
De Madrid, a catorze de Iulio de mil y seys-
cientos y treze.

Criado de vuestra Excelencia ,

Miguel de Ceruan-
tes Saauedra .


DEL MARQUES DE ALCANIZES

A MIGUEL DE CERUANTES.


SONETO .

Si en el moral exemplo y dulce auiso,
Cervantes, de la diestra graue lira
en docta frasis el concepto mira
el lector retratado vn parayso;
mira mejor que con el arte quiso
vuestro ingenio sacar de la mentira
la verdad, cuya llama solo aspira
a lo que es voluntario hazer preciso.
Al assumpto ofrecidas las memorias
dedica el tiempo, que en tan breue suma
cauen todos sucintos los estremos;
y es noble calidad de vuestras glorias,
que el vno se le deua a vuestra pluma,
y el otro a las grandezas del de Lemos.


D E F E R N A N D O B E R M U D E Z

Y C A R U A J A L,

CAMARERO DEL DUQUE DE SESA,

A MIGUEL DE CERUANTES.

Hizo la memoria clara
de aquel Dedalo ingenioso,
el laberinto famoso,
obra peregrina y rara;
mas si tu nombre alcançara
Creta en su monstro cruel,
le diera al bronce y pinzel,
quando, en terminos distintos,
viera en doze laberintos
mayor ingenio que en el;
y si la naturaleza,
en la mucha variedad
enseña mayor beldad,
mas artificio y belleza,
celebre con mas presteza,
Ceruantes raro y sutil,
aqueste florido abril,
cuya variedad admira
la fama veloz, que mira
en el variedades mil.


DE DON FERNANDO DE LODEÑA

A MIGUEL DE CERUANTES .

SONETO .

Dexad, Nereydas, del aluergue vmbroso
las piezas de cristales fabricadas,
de la espuma ligera mal techadas,
si bien guarnidas de coral precioso;
salid del sitio ameno y deleytoso,
Driades de las seluas no tocadas,
y vosotras, ¡o Musas celebradas!,
dexad las fuentes del licor copioso;
todas juntas traed vn ramo solo
del arbol en quien Dafne conuertida,
al rubio Dios mostro tanta dureza,
que, quando no lo fuera para Apolo,
oy se hiziera laurel, por ver ceñida
a Miguel de Ceruantes la cabeça.


DE JUAN DE SOLIS MEXIA,

GENTIL HOMBRE CORTESANO,


A LOS LECTORES .


SONETO.

¡O tu, que aquestas fabulas leyste:
si lo secreto de ellas contemplaste,
veras que son de la verdad engaste,
que por tu gusto tal disfraz se viste!
Bien, Ceruantes insigne, conociste
la humana inclinacion, quando mezclaste
lo dulce con lo honesto, y lo templaste
tambien, que plato al cuerpo y alma hiziste.
Rica y pomposa vas, filosofia;
ya, dotrina moral, con este trage
no aura quien de ti burle o te desprecie;
si agora te faltare compañia,
iamas esperes del mortal linage
que tu virtud y tus grandezas precie.